Carla Rivarola es una chica cuir nacida crecida y curtida en la monstruosa Ciudad de México. Es un modelo latinoamericano híbrido, de madre mexicana y padre argentino. Patrona fundadora del fantasticore, melómana agorafóbica, compositora, productora y multiinstrumentista. Sospecha que vivimos en una narrativa simulada donde los aliens pueden hacer zoom en la vida de cualquier humanito y entretenerse siguiendo la serie de cualquiera de sus millones de enternecedoramente grotescos protagonistas. Los fantasmas existen, pero están hechos de plasma. Las cosas más preciosas traen botón de self-destruct. Los reptilianos vinieron hace mucho y nos abandonaron aquí. Atrevernos a ser nosotrxs mismxs en una distopia existencialista es vivir en resistencia. La guitarra es un arma feliz.

Después de una cálida recepción para su debut Médula Silvestre (2019), que llevó su música a los carteles de las marchas feministas y a los corazones de un público creciente en distintos puntos del mundo, llega Lucha o Fuga (Casete, 2020), el segundo album de Carla Rivarola. Fue realizado en casa durante la pandemia de COVID-19. En este disco se habla de la muerte, la violencia y el vacío, pero también nos invita a reirnos de nuestra propia historia y a no rendirnos nunca entre capas de fuzz, arpegiadores locos, baterías explosivas y una poderosa energía bailable.